Hoy compartimos una pequeña historia sobre las incertidumbres que trae la espera del ser amado…

 

“ESPERA: Tumulto de angustia suscitado por la espera del ser amado, sometida a la posibilidad de pequeños retrasos (citas, llamadas telefónicas, cartas, atenciones recíprocas).

[…]

Un mandarín estaba enamorado de una cortesana. ‘Seré tuya, dijo ella, cuando hayas pasado cien noches esperándome sentado sobre un banco, en mi jardín, bajo mi ventana.’ Pero, en la nonagesimonovena noche, el mandarín se levanta, toma el banco bajo el brazo y se va.”

 

Roland Barthes, Fragmentos de un discurso amoroso, Siglo XXI, Madrid, 1997, pp. 123-126

 

¿Qué os parece? 🙂 ¡Feliz lunes!