Hoy presentamos una nueva sección en el blog que llamaremos: Diario de un maestro de sexología. Este espacio reunirá comentarios, ideas, actividades, anécdotas, etc., de la mano de Antonio Cubillo, colaborador de Sexorum y profesor del máster en sexología del Instituto de Sexología INCISEX.

Antonio trabaja en el Colegio Público de Educación Especial Joan Miró de Madrid desde hace 21 años, y como sexólogo ha desarrollado en este centro la asignatura de Educación de los Sexos.

Encargarse de esta asignatura supone impartir una hora semanal a tres grupos diferentes con edades comprendidas entre los 14 y los 21 años, supervisar las programaciones para el resto del alumnado, asesorar a las chicas y chicos que lo piden y a las familias.

Así mismo supervisa las estrategias de intervención en conductas y su gestión, además de procurar el cuidado e información necesarios a los profesionales implicados de los espacios de intimidad: aseos, vestuarios, cuartos de cambio, piscina, etc.

En esta sección y, a lo largo de las semanas, irá compartiendo con nosotros la cotidianeidad de esta experiencia. Pondrá color y ritmo a esa asignatura de los sexos tan desconocida para la mayoría.

Nos gustaría mostrar, a través de pequeñas cosas, cómo la incorporación de la sexología contribuye al desarrollo integral de chicos y chicas, tengan o no algún tipo de dificultad en sus aprendizajes.

Esperamos que os acerquéis a esta ventanita que nos abre Antonio con mucha curiosidad, y que contribuya a una mejor comprensión de la sexología y de la labor de sus profesionales.

LA EDUCACIÓN DE LOS SEXOS DA IDEAS SOBRE EL SEXO Y EL AMOR

El árbol de Eros

No puede haber mejor manera de iniciar esta nueva sección del diario que contar cómo los chicos y las chicas del centro han realizado numerosas actividades relacionadas con el amor. Otra vez ha llegado al colegio la semana del amor. Y todo el mes de febrero lo dedicamos a estudiar cuál es el verdadero origen del amor: sujetos sexuados que se desean y se tornan amantes por el hecho de ser sexuados.

Eros se convierte en el protagonista indiscutible de la atención de chicos y chicos (con permiso de don Carnal) durante estas semanas frías de febrero. Esta vez el alumnado ha sido el creador del árbol del amor: de sus ramas florecían corazones llenos de deseos, inquietudes, fantasías, hechos, realidades, anhelos… corazones llenos de amor  y sexo bajo la atenta mirada de Eros.

Eros, y su imagen, se cuela por las aulas, los pasillos y todos los rincones del colegio, para recordarnos a todos que es él quien se encarga de las intrigas, atracciones y seducciones de todos, porque todos somos sexuados, eróticos y relacionales.

Al margen de sus diferentes capacidades, chicos y chicas han participado con entusiasmo en las actividades propuestas para la celebración de la semana del amor: lectura comprensiva y narración de Una historia fantástica: el amor contado a los niños (Amezúa y Foucart) y actividades plásticas con sus ilustraciones; la creación del árbol del amor, lleno de frutos en forma de corazón con palabras que los alumnos han elegido: chico, chica, cariño, atracción, deseo, besos, silencios, cómplices, abrazos, sentimientos, etc.; búsqueda de información mitológica sobre Eros y colocación de sus ilustraciones por todo el colegio.

También otro numeroso grupo de alumnos preparó con sus manos regalos en forma de puzzle – corazón que contenía mensajes personalizados y un dulce para regalar a quienes ellos y ellas quisieran.

Los mejores debates se han producido al tratar el verdadero y genuino origen del amor, y de qué manera gestionamos el resto de afectos, amores diversos con cariños diferentes. Padres, madres, hermanos, familiares, amigos, compañeros, profes,… son importantes para todos, sin duda, pero no dan cuenta del amor entre sujetos sexuados que se viven como tales, que se gustan, que se atraen, que se desean, que comparten complicidades sólo de dos. Hombres y mujeres que se aman sexuadamente, claro.

Antonio Cubillo